ESPIRITUALIDAD AMIGONIANA

Espiritualidad y Pedagogía

Nuestra Congregación participa en la misión de la Iglesia, sacramento universal de salvación, con una misión especial transmitida por el Padre Fundador y ratificada por la misma Iglesia en cuyo nombre la ejercemos: la educación cristiana de la juventud desviada del camino de la verdad y del bien.(Constituciones de los RR. Amigonianos nº56).

Esta misión apostólica es esencial a la Congregación. Nos constituye testigos e instrumentos del amor de Cristo a los jóvenes y nos exige: actuar conforme a la pedagogía del amor cuyo objetivo fundamental es restituir al hombre la dignidad que le corresponde como hijo de Dios (Constituciones de los RR. Amigonianos nº 57).

La Congregación ha desarrollado en el transcurso de su historia, y continua desarrollando, una pedagogía especial que convenimos en llamar Pedagogía Amigoniana. Se aplica actualmente en el Cono Sur teniendo en cuenta las peculiaridades culturales de la zona.

El objetivo de esta pedagogía es la reeducación, rehabilitación, corrección y adaptación de niños y jóvenes que por diversas motivaciones han entrado en conflicto consigo mismos o con la sociedad: jóvenes con carencias afectivas, familiares y sociales; con insuficiencias y disminuciones materiales y morales; con alteraciones de conducta y perturbaciones de personalidad.

Fundamentada en el Evangelio, la Pedagogía Amigoniana contempla en cada joven la actualización del misterio de Cristo. Por eso ha tomado y asimilado algunos pasajes del evangelio en los que encuentra perenne inspiración para la acción pedagógica: el Buen Pastor, la oveja perdida, el buen samaritano...

La Pedagogía Amigoniana requiere, para su puesta en práctica, de educadores, religiosos y laicos, que hayan asumido su mística, que vivan su fe y el Carisma Amigoniano, de personas que estén en talante de crecimiento, trabajen en equipo de educadores y se preparen científica y técnicamente para esta misión.

Las notas características de esa Pedagogía son:

Terapéutica: es propio de la pedagogía Amigoniana curar traumas psíquicos, subsanar deficiencias, compensar carencias, desarraigar malos hábitos, corregir desadaptaciones. Realiza esta tarea después de hacer el diagnóstico de la personalidad del alumno y aplicando las medidas oportunas según el tipo de afección y su intensidad.

Personalizada: La Pedagogía Amigoniana, que tienen en cuenta y valora la dimensión social del hombre, parte de la constitución, identificación y valoración del individuo como persona en su entidad única e irrepetible, sujeto de derechos inalienables, en cuya curación y rehabilitación centra su principal solicitud. El tratamiento pedagógico se ajusta a las peculiaridades y condiciones biopsicológicas.

Integral: Proponiéndose la formación integral del hombre, la Pedagogía Amigoniana tiene en cuenta todos y cada uno de los aspectos de la personalidad: físico, afectivo, volitivo, intelectual, técnico y espiritual. Tiende, por tanto a la formación integral del hombre maduro, equilibrado, responsable.

Dosificada: Según la capacidad receptiva del alumno se regula la intensidad de las medidas terapéuticas; éstas se aplican progresivamente, sin forzar los pasos de la maduración psicológica, y se acomodan a las características del alumno, a sus posibilidades y logros educativos.

Preventiva: El tratamiento educativos intenta salvar al joven de nuevos males, prevenir las recaídas, encauzar, afianzar y robustecer la personalidad,.. Los mecanismos estimulantes (notas, vales...) son de apoyo, de sostén, preventivos más que coercitivos.

Familiar: Las relaciones y convivencia entre alumnos y educadores se apoyan en elementos afectivos y paternales. El ámbito de intercomunicación está formado por pequeños grupos llamados “familias” que permiten unas relaciones personales primarias y que disponen de locales adecuados para crear un clima de familia. Implica a la propia familia del joven en el proceso educativo mismo, pidiéndole su creciente y progresiva colaboración.

 

Luis Amigó ...un hombre que se fió de Dios....


Llamados por Dios con un don particular a vivir más plenamente la consagración bautismal y la gracia de la confirmación,los terciarios capuchinos, con una respuesta libre,lo dejamos todo y, por medio de los votos de pobreza, castidad y obediencia, nos consagramos especialmente a Dios en el servicio de la juventud extraviada y nos comprometemos a seguir más de cerca a Cristo pobre, virgen y obediente. (constituciones, 10)
 
Jesucristo Buen Pastor


....seguimos a Cristo, Buen Pastor, que da la vida.... por sus ovejas


Nuestra Madre de los Dolores


" Ahí tienes a tú Hijo, ahí tienes a tu Madre ".
( Espiritualidad Amigoniana, 147)


María es la primera colaboradora de la obra de Cristo, que vino a " buscar lo que estaba perdido ". Es el mejor modelo del amor maternal que debe animar a quienes, en la misión apostólica de la Iglesia, cooperan a la regeneración de los hombres.
Por ello Luis Amigó la lega como Madre a los amigonianos bajo la advocación de La Virgen de los Dolores.
Junto a nuestra Madre, la Virgen de los Dolores, aprendemos también el amor sacrificado y encarnado. Su presencia en nuestra vida es fuente de generosidad y de la misericordia, de la fortaleza y de la ternura que siempre requiere nuestra misión. El amor maternal de María, de pie junto a la cruz, inspira y estimula nuestra dedicación como fieles ejecutores a favor de los jóvenes de la herencia y voluntad de Jesús:
 
San Francisco de Asís


Francisco de Asis que ha trazado un estilo de vida en sencillez, servicio y fraternidad
Los amigonianos, pertenecemos a la Tercera Orden Regular.
Francisco preparó la Primera Orden : Hoy los Franciscanos (OFM), los Conventuales (OFM.Conv), Los Capuchinos (OFM.Cap). También la Segunda Orden con el apoyo de Santa Clara de Asís: Hoy son Las Clarisas y Capuchinas (de vida contemplativa); Y fundó la Tercera Orden Seglar, para los seguidores se San Francisco laicos.


Con el tiempo nació de la tercera regla la Tercera Orden Regular: Hoy llamada T.O.R., pero a finales del siglo XIX y comienzos del XX, surgieron más familias franciscanas que la Santa Sede incorporó a la Tercera Regla para los Consagrados. Los amigonianos y amigonianas, con aprobación pontificia en 1902, fueron incorporados a esta tercera regla de vida. De ahí el nombre oficial de las Congregaciones amigonianas: RELIGIOSOS TERCIARIOS CAPUCHINOS DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES (T.C.) y Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia (H.T.C.) 
La figura de Francisco de Asís es tan interesante que te invitamos a que lo conozcas mejor, pulsando aquí .


SAN FRANCISCO DE ASIS 1182 - 1226


El P. Luis Amigó, siempre y con frecuencia recordaba a sus dos fundaciones su pertenencia a la gran familia franciscana. Él unido estrechamente al testimonio de San Francisco de Asís quiso que sus nuevas fundaciones que centraban "lo franciscano" en la infancia y juventud desviada del camino de la verdad y del bien, tuvieran en la raíz de su espiritualidad el seguimiento de Cristo al estilo de Francisco


( 1182-1226) Nació el año de 1182 en Asís. Fue hijo de Pedro Bernardone y de Mona Pica. Hasta los 24 años llevó una vida muy disipada. Un día cayó enfermo y decidió cambiar, pero pronto lo olvidó. Por designios eternos, a San Francisco le cupo la dicha de iniciar la reforma de la Iglesia. Entró un día en la Iglesia de San Damián, y oyó la voz de Cristo a través de un crucifijo, diciéndole: "Francisco, repara mi Iglesia, que, como ves, amenaza ruina". El creía que se trataba de aquella Iglesia material y casi derruida y él se dispuso de inmediato a la tarea. Pero no era esa tarea la que El le encomendaba, sino otra más difícil y mejor, de gran trascendencia: reparar la Iglesia Espiritual de Cristo que en aquel tiempo amenazaba ruina. ¿Cómo lo hizo? Con humildad y oración. A partir de aquel entonces Francisco ya no sería el mismo.

Su padre, al ver su cambio, lo recoge y lo encierra en casa. Francisco tira por la ventana los paños de su padre, que lo arrastra ante el Obispo para castigarle. Y Francisco dice: "en adelante sólo diré, `Padre Nuestro que estás en los Cielos', no 'padre bernardone', pues le devuelvo dinero y vestidos". Y se marchó.

Su vocación se le aclaró en la fiesta de San Matías. Al oír en el Evangelio que los servidores de Cristo no debían poseer oro ni plata, ni alforja, ni calzado ni dos túnicas, exclamó: "esto es lo que yo buscaba y lo que quiero cumplir". Y se decidió a seguir en todo al pie de la letra el Evangelio y los pasos de Nuestro Señor. Le siguieron discípulos y una noble doncella, Clara.
Este fue el mensaje de Francisco: reproducir en todo la vida de Jesús, vivir su pobreza, imitar sus pasos y doctrinas. "el mismo dios me Reveló, -dice su Testamento- que debía vivir según la norma del santo Evangelio". Según las "Florecillas", Cristo quiso renovar su Vida y Pasión en Francisco. El eligió doce compañeros como Jesús, y al morir mandó traer unos panes, los bendijo y repartió.

Comenzó en Greccio la devoción del "Pesebre". En 1224 un ángel seráfico le imprime con indescriptible hermosura las cinco llagas de las manos, pies y del costado de Cristo, viviendo sus últimos años una vida realmente crucificada. Tuvo gran amor a la Virgen, amor que extendió a todos los hombres. Mimaba a los enfermos y besaba a los leprosos. Ampliaba también el amor a los animales y les hablaba con cariño. Vivía y recomendaba la oración prolongada, la obediencia, la hospitalidad, la alegría -¡la perfecta alegría!-, la humildad, hasta el punto de no querer pasar de diácono. Era enemigo de discutir y le rogaba a Dios: "¡SEÑOR, HAZME INSTRUMENTO DE TU PAZ!" Amaba sobre todo a la santísima pobreza, la Dama Pobreza, tanto que pidió al Papa en Roma les concediera ese género de vida.

Casi ciego ya por la mucha penitencia y continuó llorar, vio que le llegaba la
muerte. "sea bienvenida mi hermana la muerte", exclamó. Murió en la Porciúncula, el 4 de octubre de 1226, a los 44 años de edad. Fue canonizado dos años después en Asís por Gregorio IX. Dos años más tarde fueron trasladados sus restos a su Basílica, tan hermosamente decorada por los frescos de Giotto.

Algunas fechas principales en la vida de San Francisco


• 1182 Nacimiento de Francisco en Asís. Sus padres son Pietro Bernardone y Madonna Pica.
• 1202 Guerra entre Perusa y Asís. En la batalla de Collestrada Francisco cae prisionero.
• 1203 Francisco, liberado de su cautiverio, regresa a Asís.
• 1204 Larga enfermedad de Francisco.
• 1205 Francisco parte para la Pulla, enrolado en el ejército. En Espoleto tiene el sueño que dará otro rumbo a su vida. Comienza la fase inicial de su conversión.
• 1206 Por el mes de marzo, ante el tribunal del obispo de Asís, renuncia a los bienes paternos y a la familia.
• 1206/08 Trabaja en la restauración de las ermitas de San Damián, San Pedro y Santa María de los Ángeles o de la Porciúncula.
• 1208 Por el mes de abril, oyendo misa en la Porciúncula, escucha el evangelio del envío de los discípulos en misión, en el que descubre su vocación. Poco después empiezan a unírsele compañeros.
• 1209 Francisco hace escribir la "forma de vida". En primavera, el papa Inocencio III la aprueba verbalmente.
• 1217 En Pentecostés, se celebra en la Porciúncula el primer Capítulo General propiamente dicho. La Orden se divide en 12 Provincias.
• 1219 Después del Capítulo General de Pentecostés, Francisco se embarca para Acre y Damieta, y se entrevista con el Sultán de Egipto.
• 1220 Francisco regresa a Italia. A petición del Santo, Honorio III nombra al cardenal Hugolino protector de la Orden. Francisco deja el gobierno de la misma.
• 1121 El Capítulo de Pentecostés estudia la Regla escrita por Francisco (llamada primera Regla o Regla no bulada), y le pide que redacte otra más breve.
• 1223 Francisco compone la Regla definitiva en Fonte Colombo, que es aceptada por el Capítulo y aprobada por el papa Honorio III. Celebración de la Navidad en Greccio.
• 1224 En el mes de septiembre, impresión de las Llagas de la Pasión de Cristo, en el monte Alverna.
• 1226 En el mes de abril, se agravan sus enfermedades. De regreso a Asís, finalmente se hospeda en el palacio episcopal.
• 1226 El sábado día 3 de octubre, hacia las 19 horas, muere Francisco a la edad de 44 años, en la Porciúncula.
• 1228 El 16 de julio, Gregorio IX canoniza a Francisco en Asís.
 
• Cronología breve de la vida de san Francisco , Cronología
• San Francisco y el lobo de Gubbio (Las Florecillas y Rubén Darío)
• "Señor, ¿qué quieres que haga?", en Selecciones de Franciscanismo , vol. XII, n. 34 (1983) 3-8.
• Bargellini , Piero, San Francisco, hombre fantaseador , en Idem , Los santos también son hombres . Madrid, Ed. Rialp (Col. Patmos), 1964, pp. 107-123.
• Beguin , Pierre B., OFM, La conversión de San Francisco. Génesis de un encuentro , en Selecciones de Franciscanismo, vol. XIV, n. 42 (1985) 355-371.
• Borges Morán , Pedro, San Francisco de Asís , en Año Cristiano , Tomo IV, Madrid, Ed. Católica (BAC 186), 1960, pp. 29-37.
• Casiano Carpaneto de Langasco , OFMCap, San Francisco de Asís, «penitente», en Selecciones de Franciscanismo Vol. X, núm. 30 (1981) 463-471.
• Chenu , Marie-Dominique, OP, Coyuntura y carisma en Francisco de Asís , en Selecciones de Franciscanismo Vol. X, núm. 30 (1981) 412-414.
• Congar , Yves M., OP, San Francisco de Asís o el absoluto del evangelio en la cristiandad , en Selecciones de Franciscanismo , vol. VI, n. 16 (1977) 28-40.
• Episcopado Italiano , Mensaje con ocasión del VIII centenario del nacimiento de s. Francisco de Asís , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XI, n. 32 (1982) 221-226.
• Felder , Hilarino, OFMCap, San Francisco de Asís y el Evangelio , en Idem , Los ideales de San Franciscode Asís . Buenos Aires, Ed. Desclée de Brouwer, 1948, pp. 21-40.
• Felder , Hilarino, OFMCap, San Francisco de Asís y Cristo , en Idem , Los ideales de San Franciscode Asís . Buenos Aires, Ed. Desclée de Brouwer, 1948, pp. 41-60.
• Forel , Gilbert, OFMCap, Francisco, hombre de fe , en Selecciones de Franciscanismo , vol. II, n. 5 (1973) 119-126.
• Gemelli , Agustín, OFM, San Francisco y su época , en Idem , El Franciscanismo . Barcelona, Luis Gili Editor, 1940, pp. 1-43.
• Gemelli , Agustín, OFM, Humanidad e italianidad de San Francisco de Asís , en Idem , S. Francisco de Asís y sus "Pobrecitos". Buenos Aires, Ed. Pax et Bonum, 1949, pp. 59-75.
• Grandmaison , Leoncio de, S.J., Francisco, gran amigo de Jesús , en Selecciones de Franciscanismo , vol. III, n. 8 (1974) 221-222.
• Gratien de París , OFMCap, Resumen cronológico de la vida de San Francisco de Asís , en Idem , Historia de la fundación y evolución de la Orden de Frailes Menores en el siglo XIII . Buenos Aires, Ed. Desclée de Brouwer, 1947, pp. 27-48.
• Gratien de París , OFMCap, Plan de San Francisco de Asís y organización primitiva de su Orden (1209-1219) , en Idem , Historia de la fundación y evolución de la Orden de Frailes Menores en el siglo XIII . Buenos Aires, Ed. Desclée de Brouwer, 1947, pp. 49-75.
• Gratien de Parí s, OFMCap, San Francisco de Asís y la evolución de su Orden (1219-1226) , en Idem , Historia de la fundación y evolución de la Orden de Frailes Menores en el siglo XIII . Buenos Aires, Ed. Desclée de Brouwer, 1947, pp. 79-116.
• Gratien de París , OFMCap, Personalidad de San Francisco de Asís , en Idem , San Francisco de Asís. Su personalidad. Su espiritualidad . Madrid, Ed. Bruno del Amo, 1932, pp. 29-74.
• Gratien de París , OFMCap, La espiritualidad de San Francisco de Asís , en Idem , San Francisco de Asís. Su personalidad. Su espiritualidad . Madrid, Ed. Bruno del Amo, 1932, pp. 75-137.
• Hubaut , Michel, OFM, La espiritualidad de Francisco de Asís. Algunas características fundamentales , en Selecciones de Franciscanismo Vol. XI, núm. 31 (1982) 6-24.
• Hubaut , Michel, OFM, Francisco de Asís, testigo de la gratuidad de Dios , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XV, n. 43 (1986) 21-30.
• Iriarte , Lázaro, OFMCap, La vía de la conversión en San Francisco de Asís. «El Señor me llevó entre los leprosos» , en Selecciones de Franciscanismo , vol. IV, n. 11 (1975) 181-190.
• Koser , Constantino, OFM, La lección del monte Alverna , en Selecciones de Franciscanismo , vol. IV, n. 11 (1975) 141-153.
• Larrañaga , Ignacio, OFMCap, Francisco de Asís , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XI, n. 32 (1982) 255-274.
• Leclerc , Eloi, OFM, Francisco de Asís, encuentro del Evangelio y de la Historia , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XI, n. 32 (1982) 239-253.
• Lehmann , Leonhard, OFMCap, Francisco, el santo del encuentro , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XXI, n. 62 (1992) 239-242.
• Mailleux , Romain, OFM, Francisco de Asís, evangelizador y hombre de paz , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XIX, n. 57 (1990) 425-444.
• Matura , Thadée, OFM, Francisco de Asís, una "contestación" en nombre del Evangelio , en Selecciones de Franciscanismo , vol. I, n. 1 (1972) 15-25.
• Matura , Thadée, OFM, Evangelización o acogida del Evangelio por Francisco y sus hermanos , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XX, n. 60 (1991) 335-354.
• Martín Velasco , Juan, ¡Loado seas, mi Señor! , en Cuadernos de oración, n. 166 (1999) 4-10 ; y en Selecciones de Franciscanismo, vol. XXVIII, n. 84 (1999) 330-336.
• Omaechevarría , Ignacio, OFM, Cronología de la vida de San Francisco de Asís . Soria, Ed. Santa Clara, 29 pp.
• Rivera, Enrique, OFMCap, San Francisco ante la Historia , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XI, n. 32 (1982) 275-297.
• Rops , Daniel, San Francisco, «imagen perfecta de Cristo» , en Idem , Historia de la Iglesia de Cristo . Vol. IV: La Catedral y la Cruzada (I Parte). Madrid, Luis de Caralt - Librairie Artheme Fayard, 1970, pp. 127-134.
• Schmucki , Octaviano, OFMCap, «Soy ignorante e idiota». El grado de formación escolar de San Francisco de Asís , en Selecciones de Franciscanismo Vol. XI, núm. 31 (1982) 89-106.
• Schmucki , Octaviano, OFMCap, Descubrimiento gradual de la forma de vida evangélica por Francisco de Asís , en Selecciones de Franciscanismo Vol. XVI, núm. 46 (1987) 65-128.
• Sticco , María, Mansedumbre y cortesía, virtudes típicas de San Francisco , en Selecciones de Franciscanismo , vol. IV, n. 11 (1975) 191-196.
• Vidal, Jacques, OFM, Francisco de Asís (1181-1226) , en Selecciones de Franciscanismo , vol. XVII, n. 50 (1988) 163-168.
• Vida y tiempo de S. Francisco y de Sta. Clara de Asís
Francis and Clare of Assisi - Live and times
El sitio "The Franciscan Experience" ofrece estas páginas con textos de N. Muscat, OFM, e ilustraciones de distintos artistas (Giotto, Cimabue, etc., lugares franciscanos).
http://198.62.75.1/www1/ofm/fra/FRAlife1.html
En inglés
 
Viviendo el Evangelio de la Misericordia

Confianza ilimitada en Dios. Él me ha creado por amor. Me mantiene en la existencia por amor, a pesar de conocer mi naturaleza pecadora. No quiere mi muerte y mi desgracia, sino que viva y que sea feliz. Por ello ha entregado a su Hijo muy Amado, Jesucristo, para que yo pueda entrar en su vida.
Abandono en las manos del Padre que tanto me ama y que sólo busca mi bien. Este abandono no se puede dar sin fe y esperanza ilimitadas en Él.
Humildad , que es vivir en la verdad de lo que somos, con nuestra capacida de levantarnos a lo más alto y descender a lo más bajo. La humildad nos lleva al conocimiento y reconocimiento de nuestro pecado y nos abre al arrepentimiento y a la misericordia de Dios. Y Dios nos responde, no conforme a la juticia, sino a su Misericordia.


MisericordiaEl hombre que se sabe amado y perdonado de este modo, no puede más que comunicar y dar lo que él ha recibido como manifestación de su gratitud: "Sed misericordiosos como vuestro Padre es Misericordioso".
 
Motivados por la fidelidad de los hermanos mayores
que dieron la vida entera:
unos mártires...otros... día a día...

Con una misión especial encomendada por la Iglesia..
...ir tras lo que está perdido....